Pequeños comentarios

379. Marta se multiplicaba (Lc. 10, 38-42)

       Marta y María. María y Marta. ¿Cál de las dos es más importante? Como es frecuente nos vamos a los extremos excluyentes y se nos enfadan las generosas amas de casa al sentirse ninguneadas. O, anacrónicamente, simbolizamos la vida religiosa y la seglar. El Vaticano II nos desbarató esa visión que ponía muy por delante a la vida religiosa. Vamos a intentar no contraponer sino complementar. Ya he escrito, no hace mucho, sobre los verbos hacer y estar. Ambos son necesarios. Es necesaria la actividad en la casa y en la sociedad; pero esa actividad, si es afanosa y estresante, hace que la vida pierda auténtica calidad. Hay que tener tiempo de “estar”, de escuchar, de contemplar, de dialogar. Hacer y estar no discriminan opciones vitales sino que pasan ambas por mi vida y deben estar sabiamente ordenadas.

20 de Julio de 2019


 

378. Dieron un rodeo (Lc. 10)

          Lo bueno es enemigo de lo mejor. O de lo correcto y necesario. Dicen los expertos que los sacerdotes y levitas no podían tocar un muerto pues quedaban impuros. ¿Y si aquel bulto informe y apaleado no estaba medio muerto sino muerto del todo? Mejor cuidar su pureza ritual. Ni ellos ni nosotros somos unos desalmados; pero nosotros también nos escudamos en buenas razones para no acercarnos a esos prójimos del borde del camino. Ayudamos de corazón a los cercanos, pero no nos es fácil hacernos prójimos de los lejanos.

15 de Julio de 2019


 

377. Poneos en camino…. la mies es mucha (Lc. 10, 1-20)

A veces quisiéramos conseguir todo ya, pero las cosas importantes, normalmente, no se realizan de golpe. Hay que ponerse en camino dando pequeños pasos. El evangelio nos da la motivación: la mies es mucha y los trabajadores pocos. Se nos llama a todos a sentirnos motivados por las necesidades de la gente. Y se nos indica el modo: ligeros de equipaje. No necesitamos mucho; las cosas nos atosigan y nos quitan la libertad. Hay que llevar la paz a este mundo. Y hay que sanar: ayudar a los tristes y doloridos de este mundo. Y sin avasallar. Decía Benedicto XVI que la Iglesia no crece por proselitismo sino por atracción. Ser de tal modo que atraiga nuestro modo de ser y de hacer.

6 de julio de 2019


 

376. Vuestra vocación es la libertad (Gal. 4,31-5,18)

       Casi siempre pensamos que la libertad es un punto de partida, algo que se nos da como un derecho fundamental. Y yo manejo ese derecho según mis gustos y deseos. Pocas veces imaginamos la libertad como algo a conseguir, gracias al trabajo personal. Y lo de la libertad va por ahí. Primero hay que descubrir y formular el “para” de mi vida, mi objetivo; luego hay que caminar liberándose mi camino. Vamos haciéndonos libres. San Pablo añade una provocativa paradoja: la libertad es para hacernos esclavos de otros por el amor. El hacerse libres está movilizado por el amor y la entrega personal.

28 de Junio de 2019


 

374. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu

         ¡Qué difícil es hablar de la Trinidad! En todas las otras fiestas del año litúrgico tenemos donde agarrarnos: Encarnación, Nacimiento, Presentación, Bautismo, Muerte, Resurrección, Ascensión, Pentecostés… pero aquí topamos con el misterio sin agarraderas imaginativas. Y, sin embargo, es la “fiesta síntesis” en la que se nos muestra el gran misterio de Dios con nosotros: un Dios que ama gratuitamente (Padre); un Dios que se entrega hasta dar la vida (Hijo); un Dios que se nos comunica y da aliento, Luz y verdad a nuestra vida (Espíritu). La gran experiencia mística es vivir la presencia de ese Dios amor, don y palabra. Una experiencia que mostrará su autenticidad cuando nosotros nos vamos experimentando como amor que se da (las obras del Padre) y como palabra que acoge e ilumina.

15 de Junio de 2019


 

372. Vosotros sois testigos (Lc. 24, 46-53)

Vosotros sois testigos hasta los confines del mundo. Nuestra gran tarea es ser testigos del Resucitado. Y, por lo tanto, de la salvación. El ángel, en Hechos, parece recriminar a los discípulos: ¿Qué hacéis mirando al cielo? Sí, estamos destinados a ir allá; pero mirad a la tierra; ahí es donde está vuestra tarea ahora. Jerusalén, Judea, Samaría… Madrid. En la familia, en el trabajo, en el modo de vivir la jubilación… ser testigos ahí, viviendo en el mundo sin ser del mundo, sin aceptar tantas mentiras e incongruencias que tiene la vida. Vivir en la verdad. Vivir dando importancia a lo verdaderamente necesario.

 1 de Junio de 2019


 

371. Provocó un altercado (Hechos 15, 1-29)

Provocó un altercado y una violenta discusión. El tema de la circuncisión a los paganos parece que rompe esa idílica fraternidad que se narraba en los capítulos 2 y 4. Y es que el tema era muy hondo: la pertenencia a la Iglesia. ¿Hacía falta pasar por el aro de la ley mosaica o había una nueva ley? No es un tema lejano en el tiempo y en la mentalidad. Se reproduce, de tanto en tanto en la Iglesia. Pensemos en el alboroto que levantó la Amoris laetitia hace un par de años. En un problema puntual, en medio de un documento bellísimo y profundo, aparecía el problema de pertenencia a la Iglesia y de la participación en ella. ¿Cuál es la pertenencia a la Iglesia de los divorciados vueltos a casar por lo civil? Quizás para la mayoría esto no es un problema: no quieren saber nada con la Iglesia. Pero nos encontraremos algunos que quieren estar en la Iglesia, quieren seguir al Señor. El Papa afirma claramente que están en la iglesia; el litigio está en el acercamiento a los sacramentos, a la Eucaristía. Me da la impresión de que el Papa a lo que nos invita es a acercarnos al drama de muchas personas, a conocerlas y comprenderlas. Y a acudir a ese criterio último de moralidad que es la conciencia bien formada para poder hablar de situación de pecado.

25 de Mayo de 2019


 

370. Como yo os he amado (Jn. 13, 31-35

             Tenemos el peligro de identificar el amor con los sentimientos. Estos son necesarios en muchos momentos, pero no son lo definitivo del amor. El amor es una decisión de la voluntad. Así podremos amar a nuestros enemigos como nos pedía Jesús; así podremos amar como él nos amó, hasta dar la vida. Por eso podemos cumplir lo que decía Pablo: el amor olvida, perdona, no lleva cuentas del mal… Me gustaba especialmente una expresión del Papa: el amor es algo artesanal. Hay que trabajarlo personalmente, amorosamente (valga la redundancia); lleva tiempo. El Papa insiste mucho en que no es el flash del enamoramiento, sino una tarea de toda la vida.

18 de Mayo de 2019


 

369. Yo y el Padre somos uno (Jn. 10, 27-30)

        Difícilmente se entiende este texto, tan corto, si no es contemplando el episodio completo: un enfrentamiento con los judíos que tiene de fondo el lugar de encuentro con Dios. Para los judíos el templo era el lugar de la presencia de Dios; Jesús, en cambio, se muestra como el lugar de encuentro con el Padre (somos uno). A la samaritana le advierte que ahora se adorará a Dios no en un lugar concreto sino en Espíritu y verdad. No aparece en la liturgia, pero el episodio completo nos informa que tomaron piedras para apedrearle: se había igualado a Dios. El contacto personal con Jesús será, para nosotros, el modo de encontrarnos con Dios, el modo de ser cristianos.

12 de Mayo de 2019


 

368. Cuando seas viejo (Jn. 21, 1-19)

       … otros te ceñirán y te llevarán a donde tú no quieras. Para muchos eso de ser mayor no es nada fácil. Y es que las cosas no se improvisan; como no nos preparemos con tiempo, la vida nos sorprenderá y nos dejará desarbolados. No somos la “divina providencia” (capaces de solucionar todo), ni somos imprescindibles; pero pensamos que lo somos y apuramos el vaso de la vida hasta quedarnos sin nada. Hay que saber dar un paso atrás cuando todavía somos capaces de construir nuevas identidades y nuevas tareas. Cada época tiene sus campos de acción de acción y hay que saber pasar de uno a otro con garbo. Tenemos que descubrir y asumir que llega el momento en que nuestro “partido” no es el de hacer y el tener, sino el de estar y ser.

4 de Mayo de 2019


 

367. Si no lo veo… no lo creo (Jn. 20, 19-31).

Si no veo, si no toco, dice Tomás. Es el dilema siempre presente en nosotros entre razón y fe. Nuestro mundo es ferozmente racionalista. Sólo es válida la experiencia; lo que se puede ver y tocar. El salto a la realidad trascendente es algo que no se puede explicar por experiencias físicas. Y, sin embargo, sentimos que no podemos quedar encerrados en el marco de lo puramente tangible. Que eso que nos trasciende de forma “fascinante y tremendo” (Mircea Elíade), rebulle también en lo más íntimo de mi intimidad. (San Agustín). Dichosos los que, sin ver, creen. Otra de esas bienaventuranzas “vergonzantes” que llamo yo.

27 de Abril de 2019


 


 

366. Habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios (Col. 3,1-4)

       Cuando hay vida hay muerte. La muerte es también una experiencia vital. Tenemos la experiencia de situaciones en las que hemos sentido el fracaso, la frustración y la pequeñez. Y, en la soledad de nuestra noche, casi perdemos la esperanza. Pero también nos hemos sentido renacer, empinarnos sobre nuestra pequeñez y seguir apostando por la vida. Hemos vivido la experiencia de Pascua. A veces, me atrevo a decir que para entender algo de la Resurrección, hemos tenido que pasar por la experiencia de muerte y de vida. Nuestra vida está con Cristo escondida en Dios.

20 de Abril de 2019


 

365. Tened los mismos sentimientos que tuvo Jesús (Fil. 2, 1-11)

Jesús, siendo Dios se abaja y se hace uno de tantos, un hombre cualquiera. Por un lado, nosotros tenemos que exigirnos lo mejor en nuestra formación personal; pero luego debemos hacernos sencillos y siervos. A nosotros nos encantan, como dice Jesús, los primeros puestos, las recomendaciones, el presumir del “yo conozco a…” Jesús de lo único que presume es de que está unido al Padre y hace las obras que el Padre le manda. Y eso es lo que lo lleva a su única subida, a la Cruz.

13 de Abril de 2019


 

364. Anda, y en adelante, no peques más (Jn. 8, 1-11)

     Vamos a contemplar el evangelio, siguiendo el consejo de San Ignacio, identificándonos con los personajes.

   La primera identificación es con la mujer, con la adúltera. Cuando el pecador soy yo. Tenemos que sentir, por un lado, vergüenza y confusión. Y, al mismo tiempo, la mirada honda acogedora y comprensiva de Jesús, que nos anima a caminar y a vivir de otra manera. A veces, nuestro problema es que no nos perdonamos a nosotros mismos y seguimos encadenados por nuestros miedos y nuestra historia. Escuchemos muchas veces ese: “Yo tampoco te condeno; anda y no peques más”.

     La segunda identificación es con los fariseos. Cuando el pecador es el otro. Tristemente encontramos que es la identificación que nos resulta más fácil y espontánea. Si nos miramos con sinceridad nos encontramos juzgando y condenando “setenta veces siete” cada día. Vamos por la vida con los bolsillos llenos de piedras. Y las lanzamos, a veces, con mucha habilidad. Y nos justificamos con la justicia mía, que viene de la ley, olvidándonos de la justicia que viene de la fe.

     La tercera y última identificación que sugiero es con Jesús. Podemos vivirla desde el evangelio y desde la carta a los Filipenses, que hemos escuchado. Tenemos que aprender a mirar como Jesús a lo hondo de las personas. Saber que vamos a encontrar en los demás equivocación y pecado, pero buscar siempre lo bueno que hay en ellos para ser capaces de llamar a la vida.

5 de Abril de 2019


 

363. Se le conmovieron las entrañas (Lc. 15, 1-37)

        Quizás a esta parábola se le podría aplicar aquello de Juan Ramón Jiménez: “No la toques ya más, que así es la rosa”. Intentamos explicar y diseccionar y podemos quitarle el alma y la fuerza. Por eso, sencillamente, intentaré reflejar lo que en mí supuso la lectura del conocido libro de Nouwen, El regreso del hijo pródigo. En un momento, alguien dijo al autor y me dijo a mí algo así: déjate de cuentos; ya puedes ser el hijo menor o el hijo mayor, pero a lo que verdaderamente estás llamado es a ser padre. Ésta es la gran llamada para todos: sed misericordiosos como vuestro padre del cielo es misericordioso; tener entrañas de misericordia que nos lleven siempre al abrazo reconciliador.

30 de Marzo de 2019


 

362. Cavaré alrededor… a ver si da fruto (Lc. 13, 1-9)

       Hay ocasiones en las que somos de los que dicen: “hasta aquí hemos llegado; cruz y raya” o “una y no más, Santo Tomás”. En las relaciones humanas hay veces en las que a las primeras de cambio se rompe toda relación y nos encontramos matrimonios rotos a las primeras escaramuzas de lo cotidiano o amistades truncadas por cachupinadas. Pero también encontramos lo contrario: incapacidad de romper cuando todo el mundo ve que esa relación ha llegado a una situación inviable e injusta, que los está destrozando; y son incapaces de tomar una decisión. ¡Qué difícil es eso tan manido, hoy en día, del discernimiento!

24 de marzo de 2019


 

361. Vieron su gloria (Lc. 9, 28-36)

       Como con los mapas de Google tenemos que alejarnos para ver todo el contexto del capítulo 9 de Lucas. Lo sintetizaría con dos palabras: identidad y destino (de Jesús y de los seguidores). Jesús ha confirmado que es el Mesías y la voz del cielo acaba ratificando su identidad; pero su destino pasaría por el fracaso y la muerte. Los discípulos habían quedado descolocados y atemorizados y la Transfiguración es un aviso de que la última palabra la tiene el Padre: será la gloria. Durante este capítulo dice a sus seguidores cómo deben ser: deben dar la vida (perderla); deben ser como niños (nada de buscar el poder o encaramarse a los primeros puestos); estar abiertos, no ser exclusivos, aceptando todo el bien que hagan las personas, aunque no sean “de los nuestros”. En este mundo de mofa y escarnio hacia lo religioso es muy necesario sentir que la fidelidad en la fe será iluminada por los “tabores” de nuestra vida, preludio de nuestro Tabor definitivo.

16 de marzo de 2019


 

360. Mientras era tentado (Lc. 4, 1-13)

      Normalmente nos imaginamos a Jesús fijo n un lugar del desierto y refugiado en alguna cueva; sin embargo, el evangelio de Lucas nos dice que fue llevado por el Espíritu “por el desierto”, mientras era tentado. Quizás, es también un símbolo de su vida igual que las tentaciones expresan las tentaciones mesiánicas durante la vida de Jesús. Nos cuesta entender lo de las tentaciones de Jesús porque, normalmente, pensamos en tentaciones groseras (sexualidad, dinero, mentira, violencia, falta de moderación en el uso de los sentidos…). No caemos en la cuenta de que la mayoría de las tentaciones que tenemos no son para cosas flagrantemente malas; son tentaciones en el elegir. El mal espíritu (nomenclatura de San Ignacio) nos lleva a elegir lo menos bueno, lo menos comprometido; a bajar nuestro nivel de esfuerzo. Es decir, nos lleva a la mediocridad, a la flojera. No a hacer algo malo, sino a no hacer. Y en esa situación lo normal es ir cada vez a peor. La tentación de Jesús apuntaba a que no fuera “uno de tantos” (Fil. 2) y utilizar y el poder y los portentos en vez del servicio y la humildad.

9 de Marzo de 2019


 

359. Juzgar, condenar, criticar (Lc. 6, 39-45)

      Cuando el evangelista realiza uno de estos discurso-mosaico, en el que se encadenan, probablemente, frases pronunciadas en distintos momentos, no es sencillo hacer una síntesis. Aquí he escogido estas tres palabras para intentar resumir el evangelio del domingo. Encontramos llamadas a no-juzgar, a n-condenar, a no criticar porque en nosotros hay quizás materia para ser juzgados, para ser condenados, para ser criticados. Ante este texto me han venido a la cabeza las hoy llamadas personas tóxicas. Recuerdo a ujna de esas personas que las cuestiones sanitarias te ponen al lado. Y lo de tóxico está muy bien dicho. Nunca contento de nada, todo funciona mal,, nada funciona, nadie te ayuda… Cada vez te hace sentir peor. Y yo pienso en su pobre y destartalado país. ¿Qué habrá en el corazón de esas personas que rezuman tanta miseria? El evangelio insiste en que los frutos indican el ser del árbol, del corazón.

2 de marzo de 2019


 

358. Amad a vuestros enemigos (Lc. 6,27-38)

         Son desconcertantes las palabras de Jesús. Tan desconcertantes que el ingenio popular ha procurado edulcorarlas de alguna manera: Jesús nos dijo que fuéramos hermanos, pero no primos. Tanta exigencia parece exagerada. Lo primero que quiero hacer notar es que aquí encontramos el rechazo más radical a la ley de talión: ojo por ojo y diente por diente, que podemos encontrar también en la Biblia. Actitud que, fácilmente, lleva a una espiral mafiosa de violencia. Jesús, en cambio, nos pide responder al mal con el bien y nos manda responder a las demandas del prójimo (de tiempo y de las cosas) con generosidad, no tacañamente. Y nos descontrola también el uso de la palabra amor. Lo vemos imposible. Lo que ocurre es que, al pensar en la palabra amor, nosotros tenemos presente el amor como afectividad y sentimiento: cónyuge, novios, hijos, amigos íntimos… Y nos olvidamos del amor como donación, como gratuidad. Y aquí recomiendo un enlace: Primera Corintios, capítulo trece. Allí se nos describe el amor más allá de lo afectivo. Busca el enlace.

23 de febrero de 2019


 

357. Sermón de la llanura (Lc. 6, 17.20-26)

      Las modas van pasando de los libros de autoayuda, de hace unos años, a los influencers y similares de la vida actual. En el fondo de ello está la búsqueda de la felicidad innata en el ser humano. Jeremías (y l salmo) presenta un análisis fundamental: la cuestión está en donde ponemos nuestra confianza, en las cosas o en el Señor. Cuatro “dichosos” frente a cuatro lamentos, “ay de vosotros”, perfectamente paralelos. Cualquiera diría que Jesús hizo un chiste macabro con esa exaltación de la pobreza, el hambre, la tristeza y el menosprecio. Jesús no exalta esas cosas, todos ellos, los excluidos del reino de las revistas del corazón, serán felices porque incluidos en el Reino de Dios serán dichosos al ser aceptados y cuidados. Las bienaventuranzas no exaltan una pasividad en la desgracia, sino que llaman as una tarea de acogida que tenemos los seguidores de Jesús.

16 de febrero de 2019


 

356. Os voy a mostrar un camino mejor (1 Cor. 12,31-13,13)

Hay interrogantes que todos nos hacemos, especialmente en determinados momentos de nuestra vida, al menos de forma implícita. (Y si no nos hacemos esas preguntas, ¡malo!): ¿Quién soy yo? ¿Cuál es el valor de mi vida? ¿Cuál es el fruto que lleva mi vida? Pablo nos va diciendo que sólo el amor da vida, contenido y color a cada una de esas preguntas. Fijémonos:

          - ¿Quién soy yo?: sólo soy ruido y apariencia. Campana o platillos que aturden. Estoy vacío.

          - ¿Cuál es el valor de mi vida?: Si no tengo amor no soy nada.

          - ¿Cuál es el fruto de mi vida?: Si no tengo amor, de nada me sirve.

Ruido, vacío, esterilidad son la realidad cuando falta el amor. Pero lo sorprendente son los ejemplos que va poniendo Pablo: detrás de cada “Ya podría yo…”, Pablo nos habla de cosas que normalmente nos hacen admirar y aplaudir a las personas. Son cosas muy serias y que pueden ser un ideal para cualquiera de nosotros. Pablo nos habla de:

          - la sabiduría y la ciencia

          - las grandes realizaciones, las soluciones a los grandes problemas (mover montañas).

          - el servicio y la donación (la limosna).

Todo ello me hace quedar en nada, sino lleva esa sal del amor.

2 de febrero de 2019


 

355. Se puso en pie para hacer la lectura (Lc. 4, 16-21)

      En la liturgia de este domingo hay dos proclamaciones de la ley: la que hace Esdras a la vuelta del exilio, leyendo públicamente la Torá, y la que hace Jesús en su pueblo, Nazaret. La que lee Jesús en la sinagoga estaba en Isaías, pero resultó rompedora en los tiempos de Jesús. La nueva ley proclamaba la acogida a pobres, cautivos, ciegos y oprimidos; es decir, inclusión de los marginados de la época. A la lectura de la ley que hizo Esdras el pueblo alzó los brazos y clamó: Amén, amén. Quizás nosotros también decimos “amén, amén” pero nuestra realidad es que no somos “buena noticia” más que para los que ya nos son cercanos.

26 de enero de 2019


 

354. Te pondrán un nombre nuevo (Is. 62, 1-5)

        Me han sorprendido, agradablemente, los comentaristas que califican el episodio de las bodas de Caná como la tercera Epifanía de Jesús: Epifanía, Bautismo y éste donde es el mismo Jesús el que “manifiesta su gloria”. (tres fiestas seguidas litúrgicamente). Y cuando se nos manifiesta la gloria de Jesús, de verdad, necesariamente se produce un cambio radical: el agua se hace vino bueno. Isaías lo formula con el “nombre nuevo”. El nombre indica la entidad personal, unida a la misión, a la tarea. Os invito a pensar cuál es mi nombre actual y abrirnos al cambio

19 de enero de 2019


 

353. Mientras oraba (Lc. 3, 15-22)

       Dos detalles importantes en el bautismo de Jesús. El primero, cuando Lucas nos dice que Jesús se bautizó “en un bautismo general”. Jesús en medio de la gente, no en una torre de marfil que le alejaría de esa multitud deseosa de cambio en medio de sus pequeñeces e infidelidades. Y, en segundo lugar, Jesús orando. Lucas subraya mucho la oración de Jesús, sobre todo en momentos cruciales de su vida, como este, en el que recibe su misión: serás siervo y así realizarás el encargo del Padre. Nosotros vivimos también en medio de la gente, enfrascados en las tareas de cada día. Para que éstas no se nos conviertan en rutina sino que se nos hagan “palabra” necesitamos el silencio orante.

12 de enero de 2019


 

352. También los gentiles son coherederos (Ef. 3, 2-6)

      Allá, en la época del posconcilio, Mingote nos regaló una de sus geniales viñetas. Dos emperifolladas señoras aparecían en ella y una consolaba a la otra: desengáñate, hija, a la hora de la verdad salvarse, lo que se dice salvarse lo haremos los de siempre. El seguimiento de Jesús rompió los esquemas de los primeros cristianos: eran los gentiles los que se adherían al Señor, mientras los judíos lo rechazaban, a pesar de todas las profecías. Los sabios extranjeros venían a adorar, mientras que los “de casa” perseguían (Herodes) o se sumergían en la indiferencia (sabios y escribas). El peligro en las religiones es el recelo ante “los de fuera”. Nos rebelamos a que, al final, sean llamados los pobres de las esquinas, los “extranjeros” y los escluidos. (Parábola de los invitados a la boda).

5 de enero de 2019


 

351. No comprendieron lo que quería decir (Lc. 2,41-52)

         Liturgia dedicada a la familia, a la de Jesús, pero mirando a la nuestra, sea como sea. Me atrevería a decir que la familia es el lugar del amor y del dolor. En ella aprendemos el amor más desinteresado y gratuito y también se experimenta el dolor, sobre todo, cuando no se entienden decisiones y actitudes de los hijos. Además, es un amor que, cuando es auténtico, está abocado a la renuncia al ser querido. Los hijos tienen que llegar a ser ellos mismos y terminan abandonando el hogar. Quererlos es renunciar a su presencia y a que sean como a mí me hubiera gustado que fueran. Ya no hay una familia patriarcal, como en tiempo de Jesús pero, curiosamente, los patriarcas (abuelos) retoman una fuerza especial en la educación y el cuidado de los nietos. Vuelven a ser trasmisores de tradición y de valores.

29 de diciembre de 2018


 

350. Apparuit benignitas et humanitas (Tit 3,4-5)

     Lo he puesto en latín porque así me quedó grabado hace bastantes años, cuando la liturgia era en latín. Tampoco está mal la traducción actual de la liturgia (misa de la aurora del día e Navidad): la bondad y el amor al hombre de Dios. Y lo explica: somos salvados no por nuestras obras sino por la bondad de Dios. Lo de la humanidad y el humanismo siempre me ha parecido muy importante, siendo, además, un fundamento de la cultura europea, hoy bastante olvidado. Cuando al  humanismo le ponemos el adjetivo “cristiano”, seguimos afirmando el valor del hombre y su grandeza, no por sí mismos, sino por el amor y el cuidado de Dios hacia él. Navidad, para mí, es hacer nacer la bondad y la humanidad.

22 diciembre 2018


 

349. Estad siempre alegres (Fil. 4, 4-7)

        A veces, sobre todo en días de Navidad, la alegría parece ser cuestión de pandereta y gorrito y en pegar brincos más o menos armoniosos. Sin embargo, la alegría auténtica se fragua en lo profundo de nosotros, pudiendo coexistir con situaciones externas difíciles o dolorosas. La alegría supone una aceptación de mí mismo y de mi historia, con sus aciertos y errores, y una conciencia de tener un sentido en mi vida, iluminada con un proyecto. Tendrá como fruto la mesura y la paz, como dice Pablo. ¿Puede trabajarse? Pienso que sí. Yo aconsejaría estar atento a nuestros mensajes, evitando visiones negativas de las cosas, dejando de quejarse de las ocupaciones que tenemos, de ponderar lo agobiados que estamos…  Estoy bien y te lo puedo contar: el Señor está cerca.

15 de diciembre de 2018


 

348. Ponte en pi (Baruc 5, 1-9)

        Así como el domingo 3º de Adviento recibe el nombre de “Domingo Gaudete” (alegraos), este segundo domingo debería ser el domingo de los “imperativos”. Hasta doce he contado entre la primera y tercera lecturas; espero no equivocarme en la cuenta. Una parte de ellos llama a un cambio profundo de actitud: de la depresión, la tristeza y el desánimo pasar hasta la confianza, la alegría y la autoestima (si Dios se acuerda de mí tengo que estar feliz). Y otra parte llama al trabajo (con imperativos, no meros consejos): preparar el camino. El ser humano suele pensar que los “tiempos Malos” so los suyos, que antes era mejor. ¡Qué poca historia sabemos! La palabra de Dios clama que frente a esa tristeza existencial que nos abruma (somos unos cenizos existenciales, digo con frecuencia) hay que dar “razón de nuestra esperanza”, proclamar nuestra confianza y trabajar por el mundo. ¡Ah! Y hacer nuestra la oración de Pablo en la carta a los Filipenses.

8 de diciembre de 2018


 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

21.11 | 23:38

Totalmente de acuerdo Luis Emilio. El martes día 23 voy a ir a Alcalá para hablar con Rafa. A ver si charlamos un rato

...
16.11 | 22:00

Buenísimos y útiles tus comentario

...
24.10 | 08:14

Muchas gracias, Luis Emilio, por seguir alimentándonos espiritualmente con tus reflexiones. Un fuerte abrazo

...
25.08 | 12:37

Me encanta este blog. Es un regalo para el alma…

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO