Pequeños comentarios bíblicos

192. Uno a tu derecha y otro a tu izquierda (Mc. 10, 35-45)

     Entre una poltrona y un escabel se nos suelen ir los ojos a la primera. El escabel suele ser sencillo y en función del otro. Tenemos que elegir entre estar “apoltronados” o “al ser vicio de”. Aunque no hay que olvidar que se puede y, quizás, se debe usar la poltrona con espíritu de escabel.

16 de Octubre de 2015


 

191. Porque era muy rico (Mc. 10, 17-30)

     Quizás pensamos que la riqueza es sólo cuestión de euros pero abarca muchas cosas más. Somos ricos en estudios, cultura, capacidades, recursos, amistades… La riqueza da autosuficiencia y seguridad pero la salvación es pura gratuidad. Los que son como niños son los que la alcanzan. Tenemos toda la vida para hacernos niños, pero ¡qué difícil es! “Es imposible para los hombres, no para Dios”.

9 de Octubre de 2015


 

190. Los que son como ellos (Mc. 10, 2-16)

     En ocasiones, arrastrados por  este texto, u otros similares, hacemos un canto a la infancia. Claro que los niños son encantadores. Pero para hacerse como ellos tenemos que pasar por muchos dolores de parto en nuestra vida, tenemos que superar muchas dificultades. Quizás, después de todo ello conseguimos llegar a la sencillez, a no buscar grandezas inútiles y, sobre todo, a sentirnos sencillamente en las manos de Dios porque Él es nuestra única fuerza. Y somos salvados por su amor, no por nuestras “grandezas”.

2 de Octubre de 2015


189. No es de los nuestros (Mc. 9, 37-42)

     Somos excluyentes incluso cuando se hace el bien. Lo vemos continuamente en la política nacional: lo que hace o propone el de otro partido nunca está bien y hace suponer oscuras intenciones. No se reconoce lo que está bien hecho por los otros. Esto que nos indigna en la política lo encontramos también a niveles más pequeños y cotidianos. Lo encuentro en mi vida que segrega a los que no son como yo, a los que no piensan como yo, a los que son de otros grupos (aquello de “yo soy de Pablo, yo soy de Apolo…).

25 de Septiembre de 2015


 

188. Quien quiera ser el primero… (Mc. 9, 28-36)

      Nos gusta arrimarnos al que tiene poder y si es posible hacernos un selfie con poderosos y famosos, Más nos gustaría que la gente buscara hacerse el selfie con nosotros. Y cuando tenemos el más mínimo poder nos encanta disfrutar de los privilegios y sinecuras que otorga. Jesús nos advierte: humildad, servicio y acogida al pequeño.

18 de Septiembre de 2015


187. ¿Quién decís que soy yo?

     Fray Luis de León escribió “Los nombres de Cristo”. Cada uno de nosotros podría escribir “sus” nombres de Cristo, ¿quién o qué es Cristo para ti? Más allá del ejercicio piadoso encontraremos nuestra manera de entenderle y nuestra forma de entender la vida y la religión. En tiempo de Jesús oscilaban entre los que lo seguían ávidos de milagros y curaciones y los que  esperaban al mesías guerrero y libertador. En las gamas intermedias probablemente encontraremos nuestro puesto. Entre un Jesús para mí y mis consuelillos o un Jesús duro y correoso tendremos que encontrar el seguimiento del bueno y misericordioso.

11 de Septiembre de 2015


 

186. Se le abrieron los oídos (Mc. 7, 31-37)

     Cada vez oímos más cosas. Las redes de información saturan nuestros aparatejos de cada vez más noticias, anécdotas, ingeniosidades y cachupinadas. Nuestros seres cercanos hablan y hablan. Y resulta que la mayoría de las veces todas esas cosas nos resbalan como agua por espalda de pato. Hay cosas que incluso nos conmueven un ratito pero a la hora han pasado al costal de la insignificancia. Quizás ya nosotros somos incapaces de abrir nuestros oídos y necesitamos que “alguien” los toque para que de una vez nos hagamos oyentes de la palabra, del otro, del mundo.

Y, así, en un momento, he apuntado varios refranes castellanos:

                Como quien oye llover

                Por un oído me entra y por otro me sale

                A palabras necias oídos sordos

                Me suena a música celestial

                Parece que te ha hecho la boca un fraile

                Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar

Probablemente hay muchos más…

3 de Septiembre de 2015


 

185. Lo que sale de dentro (Mc. 8)

     Indudablemente la lista de maravillas que salen de dentro del corazón humano es apabullante y la mayoría nos sentimos lejos de todas esas barbaridades. Lo nuestro se juega en las distancias cortas y en las banalidades del día a día. Ahí se prueba la calidad del corazón y cómo reaccionará ante lo grande. Me sale la verborrea vanidosa, las mezquindades, el pasotismo…  Malo. Me sale el silencio, la palabra cálida, el gesto acogedor, la sencillez… ¡Vale!

28 de Agosto de 2015


 

184. ¿A dónde iremos?

     El episodio de la crisis galilea que nos cuenta Juan en el capítulo seis es un anticipo de crisis futuras, incluidas las  nuestras. Asistimos a las crisis en nuestro interior pero también nos alarmamos por el abandono de tantos que siguen sintiendo duras las palabras y las exigencias de Jesús. Seremos, quizás, menos pero más conscientes. El primer paso es saber que vamos hacia algo (ponernos metas). Probablemente, con el tiempo, ese algo irá tomando la forma de Jesús

21 de Agosto de 2015


 

183. ¿Cómo puede darnos a comer su carne? (Jn. 6,51-58)

     Los grandes enemigos de la Eucaristía son la incredulidad y la rutina. Y, paradójicamente, deberíamos convertir la Eucaristía en una rutina de nuestra vida. En algo que no puede faltar en nuestro horario. Un tiempo de silencio, de paz, de encuentro con el Señor, de Iglesia. Cuando la enfermedad (o lo que sea) nos sumerge en la desesperanza, la Eucaristía transforma poco a poco esa desesperanza en sentido.

 14 de Agosto de 2015


      182. Se sentó bajo una retama y se deseó la muerte (1 Reyes 19,4)

     El Elías prepotente que defiende a Yahvé a base de cargarse a cuatrocientos profetas de Baal ha entrado en crisis existencial. Jezabel lo persigue furibundamente y el miedo y el fracaso hunden al profeta. Levántate que el camino es largo, escucha Elías. Y ese camino lo lleva al Sinaí donde descubre en la brisa suave la presencia de Dios. Son tiempos éstos en los que la realidad nos empuja quizás a repensar nuestra presencia en el mundo.

7 de Agosto de 2015


181. Un bastón y nada más (Mc. 6, 8)

     Quien haya hecho el camino de Santiago sabe muy bien cómo van sobrando cosas en la mochila según se avanza hacia la meta. Y es que el camino hacia el Padre no se puede hacer cuando vamos cargados de cosas. Aunque ya decía Jesús que todo es posible para Dios. Está claro que hoy en día no podemos ir por la vida en camiseta y bermudas pero tenemos que descubrir que es lo que nos sobra. Y que servirá para otros. Será un proceso; normalmente no se hacen las cosas de golpe y porrazo. Pero tenemos que emprender el camino.

10 de Julio de 2015


 

180. El Espíritu me puso en pie (Ez. 2,2)

     El filósofo alemán Byung-Chul Han nos habla de una sociedad cansada donde el amor verdadero se agota. Quizás esto no sea un gran descubrimiento pues agotamiento y cansancio lo hemos encontrado en muchos momentos de la historia. Como a Ezequiel se nos llama a ponernos en pie, a ser capaces de ser profetas en esta sociedad que pierde sus relieves (filósofo dixit), a ser testigos de la palabra de Dios.

3 de Julio de 2015


 

179. Dad de comer a la niña (Mc. 5,43)

     Quizás sea el comentario más prosaico de todos los que he escrito… Pero, últimamente, cada vez que leo el texto de la hemorroisa y de la resurrección de la hija de Jairo lo que me deja fascinado es ese final. Todo el mundo estupefacto y viendo visiones y Jesús mantiene la calma y se preocupa de algo tan sencillo como que una chavalilla de doce años tendría hambre. A veces nos perdemos en las alturas místicas o religiosas y se nos olvidan las necesidades más elementales de las personas que nos rodean.

26 de Junio de 2015


 

178. ¿No te importa que perezcamos?

     La barca en medio de la tempestad es un símbolo de los problemas que agobian a la Iglesia o a la persona. La tentación siempre es alzar nuestra voz y nuestro puño hacia el cielo. ¿Por qué nos dejas en la tribulación? Nos cuesta un montón aceptar la contingencia humana y el juego de la libertad y saber crecer en la dificultad.

19 de Junio de 2015


 

177. Con un grano de mostaza (Mc. 4, 26-34)

     En un rincón del jardín de Betania hay un árbol de mostaza. Como de tres metros es a pesar de todo un árbol humilde. Y sus semillas son mínimas. Nos cuesta recuperar esa visión de una evangelización humilde y silenciosa, de grano de mostaza y de levadura, lejos de los grandes fastos y manifestaciones. Tenemos que ser humildes pero luminosos en nuestra vida.

12 de Junio de 2015


 

176. ¿Cómo pagaré al Señor?

     ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre (Salmo 115). Hablamos mucho de la Historia de la Salvación pero mirando siempre al pueblo de Israel y al Nuevo Testamento. Quizás necesitamos hacer personal esa historia. El Señor se ha hecho presente en mi vida y yo tendría que hacer relación de esa presencia. Y repasarla con frecuencia como se hacía en Israel. Y cantar agradecidos. Normalmente pensamos en una respuesta ética, de acción en nuestro mundo y se nos olvida el canto de alabanza, lo místico.

5 de Junio de 2015


 

175. El Señor es el único Dios (Dt.4)

     Eso que hemos leído alguna vez en al Antiguo Testamento de que Dios es un Dios celoso no nos gusta un pelo. ¿Y mi cónyuge y mis hijos…? Tenemos un miedo cerval a que Dios nos pida “sacrificar” a los nuestros. Ya se lo hizo a Abraham, aunque luego se echó atrás. Y, a un segundo nivel, renunciar a tantas cosas que tenemos es un poco fuerte… Pues primero tenemos que recordar a San Irineo con aquello de que “la gloria de Dios es la gloria del hombre”. Así que el amor a los nuestros (y a todos) es donde Dios quiere que expresemos su amor a Él. O sea, que hay que esmerarse. Y acerca de las cosas: cuando ellas se nos hacen más importantes que las personas, mal andamos.

29 de Mayo de 2015


 

174. Cada uno los oía hablar en su propia lengua (Hech.2, 6)

     En nuestro mundo tenemos más experiencia de Babel que de Pentecostés. En teoría hablamos la misma lengua pero, ¡qué mal nos entendemos! Quizás nos falta el Espíritu para hablar de corazón a corazón y también para escuchar al otro. Hablamos de mí, para mí, sobre mí en vez de dejar que el Espíritu viva y hable en nosotros. Pero preferimos llegar al cielo con nuestro esfuerzo, construir nuestra particular Torre de Babel.

22 de Mayo de 2015


173. ¿Qué hacéis mirando al cielo?

     A veces podríamos pensar, en esta nuestra vida arrastrada, que en vez de dedicarnos a la contemplación de lo único necesario, de Dios, tenemos que estar dedicados a nuestros pedestres y terrenos trabajos. Pensamos que nuestras labores no humanitarias son simplemente un peaje para poder vivir. Sin embargo, todo trabajo es necesario y construye poco a poco ese Reino de Dios. Multiplicaos y dominad la tierra, dice Dios al recién creado hombre (Gen. 1, 28). Hacer bien lo que tenemos que hacer es hacernos co-creadores con el Señor.

15 de Mayo de 2015


 

172. Como yo os he amado (Juan 15, 9-17)

     Siempre se ha buscado ese criterio ético o moral que sirviese para todo el mundo. Desde el genérico y laico “hacer el bien y evitar el mal” hasta los bíblicos “amar al prójimo como a ti mismo” o “tratar a los demás como tú querrías ser tratado” se ha intentado dar con la fórmula ideal. Jesús rompe todos los esquemas y suelta, como si tal cosa, ese “amaos como yo os he amado”. Total ná’. Sobre todo después de haber afirmado “como el Padre me amó yo os he amado”. La tarea es amar como el Padre a ejemplo de Jesús. No es una ética de mínimos, desde luego. Es la invitación a dar el do de pecho aunque sea dejándonos los pulmones en el intento.

8 de Mayo de 2015


 

171. Creer y amar (1 Jn.  3, 24)

     Así nos sintetiza Juan la vida cristiana. Quizás son una misma cosa pero cada una va en una dirección: creer es el amor hacia arriba, a Dios y a Jesús; el amor es horizontal, es la prueba de que nuestro amor hacia arriba es de verdad. Dos cuestiones a pensar. La primera: nos dicen que lo que hay que hacer es dejarse de caridades y trabajar por la justicia. Fenomenal, pero a la, a veces fría, justicia hay que añadir la sal del amor, del cariño y la ternura. Segunda: también los que no creen hacen cosas buenas por los demás. ¿En qué nos diferenciamos? Nosotros buscamos la experiencia de un Dios amor que llene nuestra vida. No somos ni mejores ni peores, pero ellos se pierden esta plenitud.

1 de Mayo de 2015


 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

21.11 | 23:38

Totalmente de acuerdo Luis Emilio. El martes día 23 voy a ir a Alcalá para hablar con Rafa. A ver si charlamos un rato

...
16.11 | 22:00

Buenísimos y útiles tus comentario

...
24.10 | 08:14

Muchas gracias, Luis Emilio, por seguir alimentándonos espiritualmente con tus reflexiones. Un fuerte abrazo

...
25.08 | 12:37

Me encanta este blog. Es un regalo para el alma…

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO